miércoles, 31 de agosto de 2011

El suave toque de las manos del maestro

Allí estaba el viejo violín  lleno de polvo,  se veía maltratado, marcado por el tiempo, como si  hubiera sido olvidado por su dueño, y parecía sin valor.

El dueño de la subasta  tomo el viejo violín para rematarlo,  no quería invertir demasiado tiempo  ni tampoco estaba dispuesto a demandar una gran cantidad por el  pero  finalmente, comenzó  a hacer oferta  desde 10, 20 y luego 25, pero nadie ofreció nada.
 De repente del fondo del lugar de la subasta, llego un hombre de cabello cano y  piel  ajada por el tiempo, haciendo  una venia se inclino ante el público,  tomo el viejo violín, sacudió el polvo  que había sobre este,  le afino las cuerdas y empezó a tocarlo.   Fue así como de ese instrumento sin valor ni significado se escucho una dulce y hermosa melodía, tan dulce como la voz de un ángel;   El publico quedo inmerso, asombrado y admirado por lo que habían escuchado, el hombre que toco el violín se inclino,  de regreso ante el público, hizo otra venia y se despidió, desapareciéndose en medio de la multitud.

Nuevamente el subastador, comenzó  el remate del viejo violín, aumentando su valor y  sonriendo dijo:   Este ha sido “tocado por las manos del maestro “  Y ahora vale más de un millón de dólares.
Cuando la vida se torna difícil, cuando nuestras circunstancias cambian, en los momentos de dolor, en los tiempos de angustia, pruebas, en momentos de perdida, cuando enfrentamos la muerte de nuestros seres amados, y nos vemos  frente a una realidad que nunca nos imaginamos que sucedería,  nuestras vidas quedan fuera de tono, desafinadas, sin color y devaluadas  es entonces cuando   necesitamos  ser tocados por  las manos del maestro y clamarle :

 “Invócame en el día de la angustia; te librare y tú me honraras”    Salmo 50.15
No olvidemos que Dios es omnisciente y que El ve el final desde el principio y sabe exactamente que saldrá de nuestros dolores  y perdidas, aunque no entendamos las razones debemos confiar en que El hará lo mejor en nosotros,  sin importar como se vean las circunstancias a nuestro alrededor,  Dios conoce el curso de acción en cada situación y  solo beneficiara a sus hijos.

Es así como en esos momentos de prueba y dolor, El está obrando de manera que desconocemos para darnos alivio y esperanza en medio de cada dificultad, por eso confiemos que El nos dará siempre lo mejor, porque El nos creo y nos conoce completamente.
Amados lectores,  dejemos  que  aun en las circunstancias más difíciles nuestras vidas  sean tocadas por las manos del maestro y permitamos que su toque sea  el bálsamo en nuestras desafinadas vidas, para  así obtener   la paz y la serenidad.   Dios es soberano, omnisciente y amoroso y nada puede tocarnos excepto lo que El permita además  tiene un propósito para cada situación en que nos encontramos, con Dios no hay coincidencias ni casualidades siempre habrán propósitos, porque Él es el arquitecto detrás de toda bendición  o prueba  que se nos presente.

Querido padre celestial  gracias por  el toque de tu mano sobre mi vida, por cada circunstancia adversa que tú has permitido para mí y por enséname a confiar en ti en cualquiera que sea mi situación.  

2 comentarios:

  1. Brillante este articulo . OC

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario que el Senor siga bendiciendo tu vida, hoy manana y siempre

    ResponderEliminar

Hola: tus comentarios son bienvenidos y seran de bendicion. Gracias anticipadas.